Docente universitaria vulneró derechos humanos y digitales en sus clases virtuales

LIBERTAD

Tarija, 15 ago. (ANP) – Una docente de la carrera de Derecho de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS) no escatimó adjetivos ofensivos para referirse a sus alumnos durante sus clases a distancia, incurriendo en la comisión de al menos tres delitos penales, vulnerando derechos humanos, entre ellos la libre expresión y los derechos digitales ciudadanos.

El hecho ocurrió en la ciudad de Tarija, ubicada al sur de Bolivia, y se conoció el 29 de julio pasado a través de la viralización en las redes sociales del video y la denuncia de una exestudiante, a la que se sumaron posteriormente otros alumnos. La docente acumuló antecedentes de agresiones verbales y psicológicas en los últimos dos años.

En el audiovisual grabado se escucha a la catedrática de la materia de Oratoria Jurídica insultar con términos y expresiones discriminadoras, en más de una oportunidad, a sus estudiantes mientras dicta la clase virtual a través de la plataforma Zoom.

«Así me gusta, curso de m… O sea que en lo que dice la docente se tiran tres p…», se le escucha decir en una de las grabaciones, que compartió el sitio Testigo Directo, según publicó el diario Página Siete.

“¿Te has retrasado?, ¿eres de El Alto?”, “pel…”, “curso de m…”, son otras frases que se escuchan en el video. “Nombre y apellido, rápido”, pide la catedrática. “Ever Calle Quispia”, responde el estudiante, pero el último apellido no suena claro, por lo que la docente pregunta dos veces más y al final le comenta a modo de respuesta: “Huy, de dónde serás vos. Primo del Evo” en referencia al expresidente Evo Morales (2006-2019).

Ante las denuncias, mediante resolución rectoral de 02 de agosto de 2021, el rector de la UAJMS instruyó la suspensión de la docente y su designación en funciones administrativas mientras dure la investigación interna.

Rommel Arnez, abogado de los estudiantes afectados de la universidad pública, informó al portal de noticias El Andaluz de Tarija el 3 de agosto, que presentaron una querella penal ante el Ministerio Público contra la docente para que se la investigue por la presunta comisión de los delitos de discriminación, racismo y maltrato psicológico regulados por la Ley 045 Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación de octubre de 2010, en su capítulo V referido a Delitos contra la dignidad del ser humano.

Por su parte, la Fiscalía Departamental de Tarija inició de oficio la investigación contra la docente por discriminación, delito agravado debido a que quién lo cometió es un servidor público, en este caso es una educadora de una universidad estatal.

Según el artículo 281 del Código Penal boliviano comete discriminación “la persona que arbitrariamente e ilegalmente obstruya, restrinja, menoscabe, impida o anule el ejercicio de los derechos individuales y colectivos, por motivos de sexo, edad, género, orientación sexual e identidad de género, identidad cultural, filiación familiar, nacionalidad, ciudadanía, idioma, credo religioso, ideología, opinión política o filosófica, estado civil, condición económica o social, enfermedad, tipo de ocupación, grado de instrucción, capacidades diferentes o discapacidad física, intelectual o sensorial, estado de embarazo, procedencia regional, apariencia física y vestimenta, será sancionado con pena privativa de libertad de uno (1) a cinco (5) años.

La sanción será agravada en un tercio el mínimo y en una mitad el máximo cuando el hecho sea cometido por una servidora o servidor público o autoridad pública, por un particular en la prestación de un servicio público o sea cometido con violencia.

La difusión de la clase grabada, a través de las redes sociales, generó varias críticas y comentarios de los internautas contra la catedrática. «La docente G… siempre fue de esa forma, por eso nadie quiere programarse con ella. Ya tiene muchas denuncias de los estudiantes, pero siempre termina silenciándolos», escribió en YouTube uno de los estudiantes según el diario Página Siete.

«Machos para sacar después en las redes sociales, ¿no ve? No hacen nada más, vagos, sinvergüenzas, su mamá les da de tragar en su cama. Y si no les da, salgan y hagan las cosas como debe ser», expresó la docente.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) en su artículo 19 protege el derecho a la libertad de opinión y de expresión que tiene todo individuo; “este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en vigor desde 1976 ratifica que “nadie puede ser molestado a causa de sus opiniones”.

En este marco, se entienden los derechos digitales (aunque no hay todavía una norma específica al respecto) como extensiones de los derechos humanos que protegen a las personas usuarias de internet, enfatizando en la libertad de expresión y la privacidad.

“La libertad de expresión se aplica a Internet del mismo modo que a todos los medios de comunicación”, señala la Declaración conjunta sobre la libertad de expresión e internet adoptada por los mecanismos internacionales para la promoción de la libertad de expresión (2011).

Así como se precautela la libertad de expresión en Internet se fijan restricciones cuando van en contra de los derechos humanos y las leyes, que es el caso de los discursos de odio que buscan silenciar o evitar prácticas de expresión de cualquier índole, que promuevan y/o justifiquen el racismo o alguna forma de discriminación.