Equipo de prensa de ATB escapó de brutal ataque

50

La imagen muestra los vidrios rotos del automóvil que transportaba al equipo de prensa de ATB en la noche del 20 de mayo. Crédito: Captura de pantalla de ATB.

Cochabamba, 29 may (ANP) – El camarógrafo Carlos Gómez, la periodista Joana Tapia y el conductor de una unidad móvil de la red privada de televisión ATB, escaparon de un brutal ataque registrado en la noche del 20 de mayo y protagonizado por manifestantes que bloqueaban el acceso al relleno sanitario de K’akaK’ara, en la avenida Petrolera, camino al Valle Alto, a 9 kilómetros de la ciudad de Cochabamba.

Como consecuencia de los hechos violentos, el camarógrafo resultó con lesiones en el pecho tras recibir una pedrada, mientras que el vehículo que transportaba al equipo periodístico terminó con los vidrios rotos.

Los ataques verbales y físicos se registraron cuando el equipo de periodistas se disponía a dar cobertura a una reunión de conciliación entre comunarios con autoridades departamentales en cercanías al botadero de basura de K’araK’ara, cuyo ingreso fue cerrado por nueve días como efecto del bloqueo y mientras rige una cuarentena por el covid-19.

Los afectados fueron agredidos por un grupo de seis personas que se cubrían el rostro con barbijos. El equipo de prensa fue interceptado a unos 600 metros antes del ingreso al relleno sanitario por personas que estaban armadas con piedras y hondas.

Gómez relató a la Unidad de Monitoreo de la ANP-Diarios que mientras esperaban la finalización del trabajo de otro equipo de televisión, se aproximó un hombre de manera amistosa. Dijo: “¿saben qué?, sería bueno que se vayan porque los comunarios están un poco agresivos”.

El camarógrafo agradeció el dato y se dispuso a transmitir su despacho informativo. “El señor que supuestamente nos quiso ayudar  llevaba una capucha roja y se puso delante del auto, levantó una piedra y gritó: ‘Ahora sí, vengan’. Salieron de entre los molles (especie de árbol) unas seis personas y nos decían que de ahí no saldríamos. Otro hombre llamaba a otras personas señalando que estaba la prensa. Nos fijamos y vimos venir motos”.

El camarógrafo dijo que priorizando su seguridad abordaron el vehículo, aseguraron las puertas y le pidieron al conductor que ponga en marcha el motor.

“Avanzábamos. El de la capucha roja lanzó una piedra hacia el parabrisas. El chofer imprimió más velocidad, pero a unos 10 metros había más personas. Hice que Joana (la periodista) se proteja detrás de mí. Lo único que puedo decir es que otra piedra atravesó el vidrio lateral izquierdo del asiento trasero y me impactó en mi pecho. Quedé sin aire”, relató.

Explicó que el objeto rompió el vidrio de seguridad del vehículo y que si él no cubría a su compañera posiblemente habría impactado en su rostro.

Se alejaron del lugar, pero más adelante había otro grupo de motociclistas que se acercaban a toda velocidad. “Nos dimos cuenta que todo estaba planificado. La primera persona que se nos acercó dio la alerta y llamó a los demás”.

Esa noche presentaron denuncia en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, FELCC, y uno de los investigadores dijo que por el impacto la piedra fue lanzada con una honda.

La directora de ATB Cochabamba, Angélica Lazarte, explicó que la denuncia es contra el autor y autores por lesiones, atentado a la libertad de trabajo y daños materiales a bienes privados. “Me parece una agresión cobarde y temeraria contra un equipo de prensa que simplemente acudió a registrar un diálogo que era de interés de todo el departamento. Se ensañan con periodistas que solo cumplen su labor”, protestó.

Los agresores están identificados como comunarios “autoconvocados” de la zona sur del municipio de Cochabamba que cerraron el ingreso de camiones de basura al botadero exigiendo que se levante la cuarentena, nuevas elecciones generales y la renuncia de la presidenta Jeanine Áñez y del ministro de Gobierno Arturo Murillo, en medio de una crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus.

Durante sus actos de protesta y manifestaciones públicas iniciadas el domingo 10 y suspendidas el 20 de mayo, el grupo mostró afinidad política con el expresidente Evo Morales que gobernó el país entre los años 2006 y 2019.

La Federación de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba emitió un pronunciamiento y pidió a las fuerzas del orden garantizar el libre ejercicio de la libertad de prensa y expresaron su defensa al derecho ciudadano a la información.