Interrumpen declaración de periodista que denunciaba quema de su casa ante la CIDH

87

La periodista Casimira Lema en el estudio de Televisión Universitaria de La Paz. Crédito: Urgentebo.

La Paz, 25 Nov. (ANP) – Un grupo de personas que asistía hoy a la recepción de testimonios de hechos de violencia registrados en el mes de noviembre de 2019, interrumpió a gritos la declaración de la periodista Casimira Lema que denunciaba la quema de su casa ante el Grupo de Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Lema era una de las personas que acudió a la sesión instalada en una unidad educativa, al sur de la ciudad de La Paz, y relataba el incendio de su vivienda y destrucción de bienes y un automóvil, en la noche del 10 de noviembre de 2019, fecha en que Evo Morales (2006-2019) renunció a su mandato.

“Yo no pertenezco a ningún partido político; vengo al igual que ustedes a pedir justicia. Nadie tiene por qué haber perdido a un ser querido, nadie tiene por qué haber resultado herido y nadie tiene por qué haber sufrido la quema de su hogar”, explicó a la misión de acuerdo a un video grabado y difundido por la red de emisoras Erbol.

Mis hijos tienen temor de saber que en algún momento podrían volver (a quemar) su casa. “Gracias a Dios no había nadie en mi casa, pero decían que querían quemarme viva. Yo vengo a pedir justicia, también”, señaló la periodista y conductora de programas informativos en la Televisión Universitaria de La Paz.

“Lo único que he hecho es cumplir con mi trabajo e informar. No he hecho absolutamente nada más…”, afirmó y de inmediato varios presentes la acusaron de parcializarse en su trabajo.

“Mentira”, “ha sido parte del golpe”, “golpista”, irrumpieron las personas que ocupaban las butacas del espacio habilitado por la comisión de la CIDH para conocer testimonios de personas afectadas.

“Necesitamos escuchar a todos, todos tendrán su oportunidad de hablar”, declaró un representante de la CIDH mientras. Tenemos que mantener el orden para que sea productivo y no se reproduzcan los patrones que han llevado a la violencia, dijo.

Luego, otra mujer dijo que militares ingresaron violetamente en una escuela, dispararon gases lacrimógenos y denunció que golpearon a sus familiares.

En la noche del 10 de noviembre de 2019, la casa del exdefensor del Pueblo, Waldo Albarracín, también fue incendiada, así como 60 buses municipales de transporte público.