La ANP y Unicef impulsan una campaña de cuidado de la salud mental Familia Segura

16

C´redito: Unicef

La Paz, 27 de mayo de 2021- La Asociación Nacional de la Prensa (ANP), que representa a los principales medios impresos y escritos de Bolivia, y UNICEF firman una alianza estratégica con el fin de cuidar la salud mental de las familias del país a través de la campaña Familia Segura, que ha logrado que más de 30 mil personas -en especial niños, niñas, adolescentes y mujeres-, reciban apoyo psicológico durante la pandemia de la Covid-19.

La iniciativa de UNICEF denominada Familia Segura tiene por objetivo proveer un servicio especializado de apoyo psico-emocional a la población afectada por la pandemia de la Covid-19, a través de la línea gratuita 800 11 3040, que previene la violencia intrafamiliar, canaliza las denuncias  y contribuye a una respuesta oportuna y efectiva del sistema de protección.

Creada en abril de 2020 en respuesta a la cuarentena y encierro provocado por la pandemia de la COVID-19, la línea gratuita recibió desde esa fecha 32.379 llamadas de las cuales el 30% estuvieron relacionadas con violencia familiar, de género, a niños, niñas y adolescentes. Las llamadas revelaron la dificultad que tienen las víctimas para poder denunciar a sus agresores, por razones de dependencia emocional o económica, y también por el temor de una posible desintegración familiar.

“En el Directorio de la ANP vemos con preocupación las secuelas de la Covid-19 que derivaron en violencia en la familia donde las principales víctimas son las mujeres y los niños”, expresó el presidente de la organización de medios impresos, Marco Antonio Dipp.

Anunció que los medios asociados a la ANP contribuirán a la información, concienciación y sensibilización de los lectores, y a los seguidores de las principales plataformas digitales de los diarios.

La alianza entre UNICEF y la ANP ayudará a prevenir la violencia contra los niños, niñas y adolescentes, los infanticidios, los feminicidios, y a tratar las secuelas psicológicas y enfermedades mentales derivadas de la COVID-19, a través de los medios que tienen cobertura nacional, afirmó el representante de UNICEF, Rafael Ramirez.

Añadió que a un año y medio de vivir la crisis de la  pandemia las consecuencias son muchas y graves debido al encierro y a la incertidumbre sobre la vida cotidiana, presiones que a futuro generarán problemas de salud mental: “tenemos que estar encerrados, tenemos parientes, amigos, familiares, enfermos o perdiendo la vida por COVID-19, los niños no están yendo a las escuelas, es una situación muy caótica”, contó.

Por ello el representante de UNICEF considera que, en el actual contexto de la pandemia, debe valorarse mucho esta alianza con la ANP porque cuando la población recibe información sobre el servicio que ofrece Familia Segura, las personas no dudan en llamar a la línea gratuita en busca de orientación emocional o inclusive para denunciar situaciones de violencia.

La ANP es una organización periodística fundada el 24 de febrero de 1970, y actualmente está conformada por la Agencia de Noticias Fides (ANF), América Economía (La Paz), Bolivian Bussines (Santa Cruz), Correo del Sur (Sucre), El Deber (Santa Cruz), El Día (Santa Cruz), El Diario (La Paz), El Potosí (Potosí), La Palabra del Beni (Beni), La Patria (Oruro), Los Tiempos (Cochabamba) y Opinión (Cochabamba).

LA ANP defiende el derecho de los ciudadanos a elegir noticias producidas por medios independientes y plurales respetando las libertades de prensa, de expresión y de opinión.

UNICEF trabaja en Bolivia en el marco de programas de cooperación quinquenal, consensuados y firmados con el Gobierno de Bolivia. Para su ejecución se une a las  instituciones del Estado boliviano, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, sector privado y la participación de los propios niños, niñas y adolescentes.

Actualmente está vigente el Programa de País 2018 – 2022 cuyo objetivo es apoyar al Gobierno para que reduzca las brechas de desigualdad —especialmente en los pueblos indígenas— y consiga que los niños y adolescentes constituyan un elemento fundamental de cara al desarrollo sostenible del país.