Misión de Naciones Unidas rechaza requerimientos fiscales a periodistas

unnamed

La Paz, 15 jul. (ANP) – La Misión en Bolivia de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) rechazó los requerimientos fiscales dirigidos a dos radioemisoras y pidió que las investigaciones sobre la muerte de un policía, en medio de un conflicto de productores de coca, se cumplan “sin interferir con el régimen de libertades que resguarda y favorece la actividad de los medios de comunicación en una sociedad democrática”.

Una fiscal que investiga de oficio la muerte del policía Miguel Ángel Quispe durante enfrentamientos registrados en la población de Coripata, el sábado 3 de julio en la provincia Sud Yungas de La Paz, pidió listas de entrevistas y copias sobre cobertura periodística realizada entre los días 3 y 6 de julio, en un requerimiento dirigido a las radios Yungas y Fm Bolivia.

Otro requerimiento a los directores de ambos medios para prestar declaraciones, en calidad de testigos de la muerte del policía Quispe, quedó sin efecto tras un pronunciamiento de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) que reclamó el cumplimiento de las garantías constitucionales al trabajo periodístico.

La ANP que representa a los principales medios escritos de Bolivia recordó que todo incumplimiento de los principios de veracidad y responsabilidad en la labor informativa debe ser de conocimiento de los tribunales de ética y autorregulación, de acuerdo a la Constitución.

La organización de los diarios bolivianos alertó de la vulneración del secreto de la fuente informativa con la petición de las listas de entrevistados.

La Misión rechaza los requerimientos fiscales a medios de comunicación de la región de los Yungas que han dado cobertura a los conflictos en los que lamentablemente perdió la vida un policía y otro resultó herido, señala el mensaje de OACNUDH.


Secreto de fuente

A través de su cuenta de Twitter, la Misión de Naciones Unidas “recuerda que la reserva de la fuente es un derecho protegido por el marco internacional de los derechos humanos y una garantía fundamental para proteger la labor de la prensa y salvaguardar el derecho de la sociedad a recibir información de interés público”.

“Los hechos de violencia deben investigarse exhaustivamente y ser debidamente sancionados sin interferir con el régimen de libertades que resguarda y favorece la actividad de los medios de comunicación en una sociedad democrática”, expresa la Misión.