Periodistas y políticos denuncian persecución

1_a_3_apg

Los Tiempos

Dos periodistas y dos políticos, además de un abogado, han denunciado en los últimos días ser víctimas de persecución política de parte del Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS). Ellos argumentan que por develar hechos de corrupción, por mostrar los errores del Gobierno y por oponerse a las políticas “de abuso de poder” son amedrentados en su ejercicio profesional y procesados por diversas causas por los “poderes públicos que el “Estado controla”.

En la lista se encuentran los periodistas Wilson García Mérida y Carlos Valverde, ambos están ahora fuera del país, en Brasil y Argentina, respectivamente, por temor a represalias del Gobierno.

Entre los políticos, recientemente Samuel Doria Medina, jefe de UN, y el exgobernador de Beni Ernesto Suárez han denunciado que con los procesos en su contra el Gobierno intenta acallarlos.

En tanto el ministro de Gobierno, Carlos Romero, rechazó ayer las denuncias y dijo que su despacho no realiza seguimiento alguno ni a opositores ni a periodistas. Llamó a los que tienen temas pendientes con la justicia a actuar con responsabilidad y asumir las consecuencias de sus actos.

El exabogado de Gabriela Zapata, Eduardo León, se autodenominó también como “preso político” del Gobierno.

Entre los políticos presuntamente perseguidos por razones políticas están el jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, y el exgobernador de Beni Ernesto Suárez.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, en general, negó que exista persecución como anotan los opositores o los periodistas. Dijo que cada caso es particular y advirtió que lo importante es que las personas tienen que asumir la responsabilidad de lo que hacen y lo que dicen.

Ayer, desde Argentina, Carlos Valverde dijo que teme por su seguridad debido a la forma autoritaria como el Gobierno maneja el país y que se fue al país vecino para “lograr protección”, pero no pedirá asilo, explicó a la ANF. Se encuentra solo, sin su esposa “porque volverá pronto a Bolivia”.

Valverde fue el primero en dar la información sobre la existencia de un certificado de nacimiento de un supuesto hijo del presidente Evo Morales y su expareja Gabriela Zapata y de un presunto tráfico de influencias que los involucra a ambos, agregó que es posible que viaje a Brasil a seguir informando sobre lo que pasa en Bolivia

Sobre Valverde, el ministro Romero dijo que se enteró que estaba en Argentina a través de los medios y que su despacho no instruyó ningún seguimiento especial. “Dijo (Valverde) que había hecho una investigación, que tenía datos, pero no los pudo sustentar. Él solo se sintió perseguido, porque no hay ninguna acción legal contra él. Se van porque no quieren asumir responsabilidades”, argumentó el ministro.

Otro caso de denuncia de persecución política es del director del diario digital Sol de Pando, Wilson García Mérida, quien se encuentra en Brasil por un proceso iniciado por el ministerio de la Presidencia. El periodista fue a buscar refugio a Brasil, debido a que consideró que su detención era “inminente” tras haber sido citado a una audiencia por “sedición”.

Otros casos

Sobre otras denuncias como las vertidas por la diputada Norma Piérola (PDC), quien dijo que sufre persecución y amedrentamiento por denunciar supuestas irregularidades que existen en los ministerios, Romero dijo que ella hizo afirmaciones demasiado temerarias, “cada vez salen a luz sus mentiras. No puede una persona decir lo que quiera para dañar la dignidad de las personas y luego no querer asumir responsabilidades”, dijo el ministro.

Sobre el caso del abogado Eduardo León, Romero también negó que exista persecución, “es un tema exclusivo de la justicia, él ha manipulado la supuesta existencia de una menor y por eso está ahí”.

Para Romero es una postura muy cómoda acusar de cualquier cosa, de lo que sea “y luego decir que son perseguidos políticos.

“ME PIDIERON QUE ME ALEJE”

El periodista Carlos Valverde, que ahora se encuentra en Argentina, afirmó ayer que es “absolutamente ilegal” hacer un nuevo referendo en Bolivia para posibilitar otra repostulación de Evo Morales para que permanezca en la presidencia. Además, advirtió que en el país hay un “poder único”.

Valverde estuvo la semana pasada a “buen recaudo” tras haber divulgado amplia información sobre el supuesto hijo del presidente Morales y su exnovia Gabriela Zapata. Ayer apareció en la capital argentina.

“Me siento presionado. Salí a Argentina por una cuestión de tranquilidad de mis amigos, de mi familia, de los propios compañeros periodistas que me pidieron que me aleje por un tiempo. Pero voy a volver en cualquier rato. El problema es que yo soy la persona que presentó este asunto del tráfico de influencias de Evo Morales a partir de una relación con Gabriela Zapata Montaño (semanas antes del referendo constitucional)”, declaró Valverde en una entrevista concedida a Infobae.