Piratas despojan a periodista de una cuenta de Facebook con 670.000 seguidores

92

La imagen del periodista Carlos Federico Valverde en su renovada cuenta de Facebook. Crédito: muro de Facebook de Carlos Federico Valverde

Santa Cruz, 19 dic. (ANP) – Piratas informáticos despojaron de su cuenta de Facebook al periodista Carlos Valverde Bravo que había acumulado 670.000 seguidores, hasta el pasado 17 de diciembre.

Valverde es un periodista que consiguió posicionar su trabajo basado en el análisis y crítica a las políticas públicas, y durante el gobierno de Evo Morales (2006-2019) buscó refugio en Argentina tras realizar denuncias contra el entonces mandatario boliviano.

El afectado manifestó que delincuentes informáticos se apropiaron de la cuenta de Facebook en la que publicaba el programa audiovisual “Sin Letra Chica”.

Valverde atribuyó el hecho a personas que lo contactaron para ofrecerle los servicios de Facebook Business.

“Les pedí un `link´ para ingresar y tener más información. Tras un par de minutos me di cuenta que, sin mi autorización, ya eran administradores de mi cuenta. Les hice el reclamo y los bloqueé. Acto seguido perdí el control de mi cuenta”, dijo el comunicador, el 18 de diciembre, a la Unidad de Monitoreo de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP-Diarios).

Para continuar con su programa informativo y de análisis, Valverde abrió otra cuenta de Facebook con el denominativo de Carlos Federico Valverde.

“Es un gran perjuicio, porque he perdido esa enorme cantidad de seguidores que me costó reunir en cinco años. Ahora estoy empezando de nuevo”, lamentó.

El experto en redes sociales Mauricio Mercado señaló a la ANP-Diarios que cuentas de redes sociales con gran cantidad de seguidores son blanco usual de los “hackers”. “Desplazan al creador de la cuenta y toman el control para monetizar los miles de post. Gradualmente, pueden ir cambiando el nombre de la cuenta. O simplemente, venderla”, indicó.

Mercado agregó que el acceso a plataformas digitales se realiza de manera opcional y sin intermediarios, por tanto recomendó a los medios de prensa y periodistas desconfiar de las ofertas a través de supuestos promotores.